fbpx

Ficción Histórica

La hiena de la Gestapo

La hiena de la Gestapo

Sería justo al volante de su elegante Citroën cuando Violette reparó en cuán errado estaba el azimut de su vida. No en su juventud practicando multitud de deportes, ni siquiera cuando más tarde se aficionó a la velocidad y las carreras de coches. Como suele ocurrir fue en el fugaz final, acompañada por una familia de colaboradores nazis, cuando vio en los destellos de las armas de la resistencia francesa las decisiones que le habían llevado a morir de esa forma.

Quizá fueron la educación en un convento y su matrimonio forzado los que forjaron esa personalidad dura e inmisericorde. Ayudaría también el rechazo de su familia al declararse abiertamente lesbiana. Los años compitiendo en varios deportes, con grandes victorias pero también duras derrotas. Su afición al boxeo y sus combates contra hombres, muchos ganados por KO. Es posible que la imagen que se creó de ella, de mujer ruda, independiente y segura de sí misma, la espoleara a seguir adelante. O quizá fue simplemente cosa del destino, quién sabe. La realidad era que su cadáver yacía roto por mil balas, tirado en la cuneta para satisfacción de sus verdugos.

Todo lo que un hombre puede hacer, Violette lo puede hacer, solía carcajearse. Y vaya si lo hizo. En plenos años treinta practicaba halterofilia, boxeo, equitación y tiro con arco con la misma naturalidad que pilotaba coches, motos y aviones. Pese a ello no pudo evitar ser expulsada de la Federación deportiva femenina acusada de falta de moral al haberse sometido a una mastectomía voluntaria y vestir siempre ropa de hombre. Puede que fuera eso lo que la echó en los brazos del nazismo, convirtiéndose en espía durante los años previos a la guerra. Qué poco se imaginaban sus muchas amantes, a las que agasajaba con copas y puros en Le Monocle, que esa recia mujer sería quien firmase sus condenas a muerte.

El sufrimiento de París durante la guerra fue convertido en beneficios para Violette, que residía en una casa flotante en el Sena con el beneplácito del mismísimo Führer. Con varios negocios de estraperlo a su cargo, vivía entre algodones tras haberse ganado el respeto alemán con sus chivatazos: desde listados para las purgas hasta planos de la inexpugnable Línea Maginot. Era una loba solitaria, una superviviente capaz de hacer todo lo posible por salir adelante.

Puede que le costara dar el paso de informadora a ejecutora. Puede que el odio a todos aquellos que limitaron su carrera se lo pusiera más fácil. Eso no llegó a pensarlo en su Citroën. Lo que seguro recordó fueron las detenciones, torturas y ejecuciones que llevó a cabo desde que se unió a la Gestapo. Su crueldad era conocida en toda la ciudad, destrozando pacientemente los cuerpos y mentes de las detenidas que quedaban a su cargo hasta obtener la confesión deseada. La hiena de la Gestapo, la llamaban. Violette aplicaba en sus interrogatorios los mismos principios que durante su carrera profesional: meticulosidad, firmeza y dedicación. Su competitividad no era con otros, era con ella misma.

Cuando las cosas empezaron a ir mal decidió abandonar París. Dejó a su amante, cogió su lujoso coche, y desapareció antes de ser condenada a muerte en absentia. Poco importó eso a la resistencia francesa. Después de seguirla durante largas semanas por fin se ordenó colocar la trampa para la bestia, aprovechando que además llevaba en su coche a una familia de colaboradores del régimen nazi. Ninguno sobrevivió a la emboscada.

Quizá Violette se arrepintió con su último aliento de todo lo que había hecho. De haber dejado que la rabia y la ambición tomasen el control de su vida llevándole a lugares a los que jamás debió ir. Poco importaba ya, pues alrededor de su cadáver los gritos triunfantes de los miembros de la resistencia apagarían cualquier amago de disculpa. Su destino se había cumplido. La hiena de la Gestapo había muerto.

 

¿Te gustan los relatos de ficción histórica? Encuéntralos todos en el siguiente enlace.

Leer másLa hiena de la Gestapo

La leona

La leona

El pueblo entero estaba revolucionado. ¡Una leona suelta por el municipio! En el caño, justo en el esquinazo de la Regadera baja, las mujeres no hablaban de otra cosa. Me ha dicho mi nuera que la vieron ayer asomada a la ermita, gritaba Dolores, que como era mayor y estaba casi sorda todo lo voceaba. … Leer más

Duelo en el foro es un relato de ficción histórica escrita por Miguel Rodríguez Echeandía

Duelo en el foro

Concluye la reunión del día y el italiano y el alemán se disponen a dar un paseo por la ciudad. El italiano quiere exhibir su poderío frente la delegación germana, todos altos, fuertes y vestidos con gruesos abrigos de corte militar para protegerse del frío romano. Montan en los coches y salen del palacio Venecia … Leer más

Eran héroes

Eran héroes

Ambos fumaban haciendo gala de una entereza encomiable, aceptando su suerte mientras esperaban su turno frente al pelotón de fusilamiento. El ejército francés había recibido órdenes de Murat esa misma tarde, y las cumplía con placentera saña después de la escabechina que los españoles les habían hecho el día anterior. Art. 2. Serán arcabuceados todos … Leer más

Los niños de Balmis

Fuimos veintidós los elegidos para la travesía. Veintidós niños de entre tres y nueve años embarcados en una corbeta llamada María Pita. Jamás olvidaré ese nombre. Como tampoco olvidaré el nombre de nuestra ama, Isabel Zendal, que era rectora del hospicio del que nos sacaron para participar en la expedición. Yo era de los chicos … Leer más

Por sabia y pagana

Yo lo vi todo, y como tal lo cuento. Quizá los estómagos impresionables deberían dejar mi relato en este punto, pues no pienso evitar el detalle por aliviar conciencias. Lo que voy a narrar es la cara más grotesca de la condición humana, y como tal debe mostrarse sin tapujo alguno. Mi nombre es Andrónico … Leer más

El trabajo de mi padre

En la calle me miran raro y no sé por qué es. Antes todo el mundo me saludaba; la señora Schmidt me regalaba un bollo los domingos cuando iba a comprar el pan con mi madre, y aunque ya tengo doce años me hacía la misma ilusión que a los ocho. Ahora apenas nos habla. … Leer más

Ese puto cojo español

En la comodidad del salón, el inglés miraba la noche agrandarse al otro lado de la ventana. No se atrevía a abrir el paquetito que le acababan de entregar. Tenía una ligera idea de lo que contenía, pero necesitaba un momento antes de enfrentarlo. Un minuto por su orgullo y su honra como militar, o … Leer más

El monje volador

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Las palabras resonaban por enésima vez en la mente de Eilmer sin apenas llegar a rozar sus resecos labios. Creo en Jesucristo, su Único hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo… Desde allí arriba podía ver perfectamente … Leer más

Estreno

— ¿Qué ha sido eso? ¿Un saxofón? — No, maestro. Un fagot. — Vámonos. Muchos repararon en los aspavientos del anciano Saint-Saëns mientras abandonaba el teatro de los Campos Elíseos. En apenas un minuto el público ya estaba dividido en dos bandos: por un lado el pequeño reducto de melómanos e intelectuales defendiendo que aquello … Leer más