fbpx

Sobre mi

Miguel Rodríguez Echeandía

Nací hace treinta años en Salamanca, y siempre fui un ávido lector. Quizá por ello me dio por escribir y ambientar mi primera novela en las calles y plazas de mi ciudad, aunque es difícil encontrar mejor decorado a la hora de dejar volar la imaginación. Sin embargo la escritura no ha sido nunca mi actividad principal, sino que es la música la expresión artística a la que he dedicado mi vida hasta el momento.

Inicié mis estudios de fagot en el conservatorio profesional de Salamanca compaginándolos con el colegio y el instituto –como tantos otros jóvenes en nuestro país–, y cuando llegó el momento de elegir qué ser de mayor se me ocurrió que el instrumento que escogí con ocho años podía ser una buena forma de ganarse el pan.

Trasladé mi residencia a Madrid para cursar las enseñanzas artísticas superiores en dicha ciudad, pero con el tiempo distintas experiencias me llevaron a replantearme mi futuro –de nuevo, como tantos otros jóvenes de nuestro país–, decidiendo que había que hacer más cosas a parte de tocar el fagot. Mientras terminaba la carrera toqué en jóvenes orquestas y en muchos “bolos” para ganar algo de dinero, pero también busqué nuevos horizontes. Así en los siguientes años estudié un máster en educación y otro en gestión cultural, fundé la Barbieri Symphony Orchestra y comencé a colaborar esporádicamente con algunos medios digitales especializados en música.

En los últimos años he terminado varias novelas, conseguido mi primer empleo en una agencia de representación de artistas y presentado un programa en Clásica FM Radio, emisora online de música clásica. Cara al futuro no tengo muy claro qué ocurrirá, pero de lo que estoy seguro es que seguiré escribiendo historias con las que explorar ideas e inventar personajes para entretener a aquel que quiera perderse entre sus páginas.