fbpx

Primera fila

En la televisión…

Más noticias: esta noche unos asaltantes han dado una paliza a un hombre a la salida de un concierto en el Wanda Metropolitano. La víctima está ahora mismo recuperándose en el hospital a la espera de prestar declaración. Se cree que han sido cinco los agresores, pero hasta el momento la policía sólo ha podido identificar a uno de ellos. Estas son las imágenes que una cámara de seguridad situada en la zona ha podido captar del ataque.

 

En la calle…

La pareja paseaba eufórica tras haber presenciado el concierto en primera fila. Estaban sudados y cansados de tanto botar, pero sabían que había merecido la pena. Incluso el encontronazo con el pelirrojo había sido olvidado ya mientras caminaban de la mano recordando los momentos más impactantes de la actuación. Apenas había gente a su alrededor y la noche era acariciada por una brisa fresca que aliviaba el calor rezumante del asfalto.

El chico se rehacía la coleta cuando, de pronto, cinco sombras les sorprendieron.

    – Vaya, vaya, qué pequeño es el mundo —dijo una de las sombras adelantándose—. Ahora me las vas a pagar.

 

En el concierto…

En primera fila se respiraba adrenalina y felicidad. Después de una hora y media de concierto los fans más entregados seguían dando brincos y berreando las canciones que el cantante, embebido del poder que le daban las más de diez mil gargantas que coreaban sus letras, anunciaba sin dar un momento de descanso. En medio de la vorágine una púa voló de la mano del guitarrista al medio de la multitud, siendo rápidamente pisada por un chico pelirrojo que al instante estaba lanzándose al suelo a por su premio. No había logrado agacharse cuando un loco con melena se le tiró encima.

    – ¡La púa es mía! —gritó al saltarle encima.

    – ¡Qué dices, es mía!

    – ¡Tuya es la hostia que te vas a comer, hijo de puta!

La gente empezó a llamar a los de seguridad, que pronto llegaron hasta los dos jóvenes que se peleaban por la púa en primera fila. La novia del de la melena salió a defender a su pareja diciéndoles que el pelirrojo le había amenazado, por lo que el jefe de seguridad le invitó a que les acompañase. Sin embargo el tumulto no había perdido el ojo de lo ocurrido, y pronto salieron voces entre el gentío que, dejando de lado el concierto, señalaron al de la melena como causante de problemas durante todo el concierto.

    – ¡A mí me amenazó antes!

    – ¡A mí me ha empujado!

    – ¡Segurata, que ha sido este el que la ha liado, no te equivoques!

Finalmente los de seguridad se llevaron al de la melena y a su novia, y todo quedó en un encontronazo. Al acabar el concierto un chico se acercó al pelirrojo.

    – ¿Estás bien?

    – Sí, sí. Ha sido ese loco, que se me ha echado encima cuando ya tenía la púa en la mano. ¡Incluso me ha mordido!

    – Menudo imbécil. Se merece que le rompan la cara.

    – Pues tengo a mis amigos fuera, y como me lo encuentre ya te digo yo que sano no llega a casa…

 

Foto de portada: ©fradellafra

¿Te ha gustado el relato?

Deja tu opinión en un comentario o si lo prefieres cuéntamelo en Twitter o Instagram.

Y si quieres más puedes descargarte mis libros Confinados y Un día en la guerra totalmente gratis en esta misma web.

¡Disfruta de la lectura!

Deja un comentario