fbpx

La serie

Sobre todo me acuerdo de la música. La de los créditos iniciales. El resto son recuerdos vagos de situaciones, personajes y quizá, con suerte, algún diálogo. Me acuerdo de eso y, por supuesto, de la sensación de verla. De las risas al cenar girados hacia la televisión. Los comentarios que hacíamos. El hecho de compartir un rato en familia.

Era muy pequeña cuando se emitió y ha pasado mucho tiempo, por lo que sólo me vienen flashes, imágenes más o menos nítidas que cuando intento fijar en mi mente se desvanecen como cuando intentas acordarte del sueño de la noche anterior. El argumento, el trasfondo de los personajes, incluso el número de episodios que se grabaron se me hace ajeno. Ahora que lo pienso no recuerdo ni el título. No era importante. Para nosotros tenía un nombre inventado mezcla de nombres de personajes y apodos erróneos con los que nos referíamos a ese rato en el que nos sentábamos a cenar viendo la televisión.

Lo que sí recuerdo de manera vívida es la risa de mi padre, grandullón a mi lado, riendo a carcajadas mientras la veía. O a mi madre haciendo malabares para poder ver la pantalla y comer al mismo tiempo. Qué curioso. A veces, cuando el abuelo venía a dormir a casa, intentábamos hacerle partícipe de nuestro pequeño ritual sin ningún éxito. Lo de las series nunca fue con él.

Qué distinto es ahora todo. Ya no existe esa paciente espera semanal para ver el siguiente episodio. O la alarma interna que nos saltaba al llegar la hora de emisión. Y no hablemos del drama de tener alguna obligación, perderte un capítulo, y tener que esperar a que un amigo te contase lo que había pasado. Es algo que los niños de hoy no entenderían. Sería algo absurdo para ellos. ¿Por qué no ver todos los episodios seguidos? ¿Para qué esperar? Total la serie va a seguir siendo la misma…

He estado tentada muchas veces de buscarla en internet para volver a verla. Sé que podría hacerlo. Pero también sé que mis breves recuerdos probablemente quedarían aplastados por la realidad. A buen seguro los años habrán modificado la serie en mi memoria y no será como la recuerdo: los diálogos serán peores, los personajes planos y no será tan graciosa. Mejor dejarla en ese recuerdo de niña pequeña. Salvaguardarla e incluso defenderla sin siquiera recordar su título. Quizá sea mejor así. O quizá no añoro la serie, sino las cenas en la mesa de la cocina con la serie como excusa para pasar un rato en familia.

 

Foto de portada: ©Mahrous houses

¿Te ha gustado el relato?

Deja tu opinión en un comentario o si lo prefieres cuéntamelo en Twitter o Instagram.

Y si quieres más puedes descargarte mis libros Confinados y Un día en la guerra totalmente gratis en esta misma web.

¡Disfruta de la lectura!

2 comentarios en «La serie»

  1. Si…las comidas familiares muy interesantes…..ahora con los móviles….
    Quizá…haya que dejarlos en una caja mientras se come o cena esta Navidad?

    Responder
  2. Pues si, eran series de semana en semana, aunque pocas he podido ver. Quizás Dallas o Falcon Crest.
    Era reunión familiar y con muchos recuerdos.
    Me ha gustado
    Sigue así
    Un abrazo

    Responder

Deja un comentario