fbpx

La antigua orquesta de Bilse

El abajo firmante aún recuerda el estupor que le causó saber que cincuenta y cuatro de los mejores músicos de la orquesta del Maestro Bilse, al que conocerán entre otras cosas por su ilustre paso por la orquesta de Johann Strauss, anunciaron la fundación de una nueva agrupación tras las desavenencias causadas ante su reciente gira a Varsovia. Al parecer el principal motivo de desacuerdo fue el viaje hasta la capital polaca, ya que a ningún músico le pareció adecuado el pasaje de cuarta que les ofrecía Bilse. Al no alcanzarse un pacto, los cincuenta y cuatro disidentes han decidido crear una nueva orquesta con el impactante, irónico e hiriente nombre de “Antigua orquesta de Bilse”.

La principal característica de esta nueva orquesta a la que dedicamos la pieza de hoy es que será gestionada enteramente por los propios músicos, un modelo novedoso y que no se acostumbra ver en Berlín. Veremos si, como vaticinan los gestores de conciertos con los que ha podido hablar este periodista, la falta de un director que pueda llamar la atención del público y garantizar la calidad musical del conjunto acaba por dinamitar esta revolución de unos pocos instrumentistas en busca de tomar las riendas de sus propios destinos. El “Audentes fortuna iuvat” contra el triste destino de Ícaro, si el lector prefiere verlo con tintes grecolatinos.

Pero no dejemos que la excentricidad ni el velo del futuro amarguen el debut de la nueva agrupación: hoy, primero de mayo de mil ochocientos ochenta y dos, podremos deleitarnos del buen hacer de estos músicos que, a tenor de cómo solían desempeñarse bajo la batuta de Bilse, seguro nos ofrecerán un magnífico concierto. Queda saber qué tipo de programación incluirán en sus siguientes actuaciones: si optarán por grandes obras del repertorio patrio, se atreverán con exóticas piezas rusas o francesas, o si por el contrario quedarán en una simple comparsa de temas sencillos y populares con los que solazarnos. El tiempo dirá.

Para finalizar, y aunque todavía es pronto para saber en qué quedará todo, una exclusiva: podemos avanzar que la ilusión que estos cincuenta y cuatro pioneros han mostrado al echar a andar este innovador proyecto ha llamado la atención del conocido organizador de conciertos Hermann Wolff, y si todo va bien pronto se pondrá al frente del aparato gestor de la orquesta. El abajo firmante ha conseguido saber que Wolff ya cuenta con una posible sede fija que ofrecer a la agrupación, y que no es otra que la antigua pista de patinaje de la Bernburger Straße, en el barrio de Kreuzberg. Sin embargo su propuesta no llega sin condiciones: al parecer el histriónico nombre de la nueva orquesta es tema de disputa y ya hay alternativa para la “Antigua orquesta de Bilse”. Si todo va bien, dentro de muy poco todos ustedes podrán disfrutar de la temporada de conciertos de la recién fundada y muy prometedora Orquesta Filarmónica de Berlín.

 

Foto de portada: ©Edgar Degas

¿Te ha gustado el relato?

Deja tu opinión en un comentario o si lo prefieres cuéntamelo en Twitter o Instagram.

Y si quieres más puedes descargarte mis libros Confinados y Un día en la guerra totalmente gratis en esta misma web.

¡Disfruta de la lectura!

Deja un comentario